1 feb. 2008

Top Ten: Futbolistas odiables.

10. Kaká. Parece un tio majo pero no nos confundamos, sólo por creerse que dios le ayuda a jugar bien al fútbol se merece estar en el top ten. Ojalá dios le ayude a irse a una isla desierta llena de ateos sin piernas y así no pueda jugar más al fútbol con nadie. Dios.


9. David Beckham. El culpable de introducir lo metrosexual en el vocabulario de todos y lo que es peor, por ser el icono de tipo guay a seguir para muchos hombres y el estereotipo irreal de muchas mujeres. Es un molón que sólo cuando queria centraba balones bien. Actualmente vive retirado en Los Angeles con gente tan molona como él. Se merece la mujer que tiene.


8. David Villa. Todos tenemos a un amigo que con el tiempo se volvió gilipollas y que hemos dejado ya de cogerle el teléfono. Villa es de estos. Antes de ser famoso cuando jugaba en el Zaragoza era un tipo muy majo e incluso simpatiquete, pero fue meter goles seguidos y fichar por el Valencia que lo convirtieron en un patán. El motivo puede que sea una mala gestión de la fama o quizá debe ser la influencia del gran Cañizares, pero de este ya hablaré más abajo.



7. Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho ex aequo.
Grandes exponentes del llamado por mi "Síndrome del Brasileño Rico pero Triste". Llegan a la cima de su carrera demasiado pronto, se forran de dinero, se traen a su familia y amigos de Brasil, montan fiestones del carajo y luego pretenden seguir jugando igual de bien que antes.
Otro ejemplo más de mala gestión de la fama, pero por lo menos no son creyentes como Kaká.

6. Michel Salgado. Mi amigo Rafa me decía cuando el tipo aún estaba en el Celta: "éste tiene toda la cara de fichar por el Madrid sólo por las ruedas de prensa que hace". Aunque ahora está jubilándose en el Madrid tuvo sus momentos de gloria y fue listo casándose con el hija del ex-presidente Lorenzo Sanz. Oirlo hablar en sus apariciones públicas perjudica seriamente la salud de los no madridistas.Es de esos futbolistas que van más allá del siempre efectivo "el fútbol son 11 contra 11", pero dándole un toque más reflexivo al fútbol que es algo que no es que se merezca muchas reflexiones.


5. Fernando Redondo. Una de las personas que peor le queda el pelo largo en este mundo pero nadie se lo dijo a tiempo. Extremo sobrevaloradísimo del que siempre se habló de su interés por irse al Milán. Y curiosamente fue irse allí y acabarse su carrera. Pero allí le asesoraron bien y le hicieron cortarse el pelo.



4. Raúl González (además) Blanco. Cae mal por lo poco listo que es fuera del campo. No lo digo por faltar, pero él y Michel Salgado deberían recurrir más a los silencios, a asentir con la cabeza o las muletillas futbolísticas cuando les pregunten algo."Bueno" es su palabra comodín, y bueno lo es pero le falta lo más importante para alguien que quiere ser grande de verdad: tener carisma, cojones. Los sosainas no se ganan el cielo, ¿quién se acuerda de Nedved pues?

3. Paco Buyo. Odioso sobretodo por lo buen portero que fue, pero además por ser el portero más palomitero que ha jugado en nuestra liga hasta la llegada del gran Vitor Bahía.
Tramposo, exagerado y cabroncete con todo el que se le pusiera en su area, pero lo paraba casi todo el tio.
Fue un precursor de los porteros con carácter junto a Urruti ,al que le siguieron el loco Zubizarreta, el burro Busquets y el gañán de Cañizares. Ver blog blanco de Paco Buyo en El País.

2.Fernando Hierro y Guti ex aequo.
Al primero se le puede calificar de muchas cosas pero no hay ánimo de ofender. Es de esas personas que aunque tengas en tu bando te deben dar ganas de dar la razón a los del otro equipo. Aún se recuerda la fiesta que hicieron en el Colegio de Árbitros cuando se retiró.
De Guti se pueden decir muchas cosas pero obviando sus cambios de look lo que le ha conseguido el segundo puesto es su eterna pose de perro apaleado del fútbol español. Puedes ir de víctima cuando tienes 18 años y eres una promesa del fútbol, pero cuando te estás jubilando y te pones siempre igual de tonto en las ruedas de prensa ya pierdes toda la credibilidad. Tuvo una mala noche con Bibi Andersen pero eso a todos nos podría pasar.


1.Santiago Cañizares. Confunde la chulería con el carisma y el pelo rubio con la modernidad. Profesionalmente muy sobrevalorado se ha dedicado a vivir de rentas hasta que un entrenador lo ha puesto en el lugar que se merece. Ese Koeman, coño.
Verlo es darte ganas de tirarle penaltis a discreción hasta que suplique y se convenza que es un patán y que hasta que prometa dejará de decolorarse el pelo. Joder.

No hay comentarios: